viernes, 30 de septiembre de 2016

Published 1:15 by with 0 comment

Montevideo


Leer más
    email this       edit

viernes, 23 de septiembre de 2016

Published 1:02 by with 0 comment

"Ciudadano Wenders"

El Cineclub La Rosa vuelve con el director alemán en un ciclo que incluye dos películas que giran en torno a lo urbano: Alicia en las ciudades y Lisboa story, con proyecciones en 16mm. Como siempre, con entrada libre y colaboración voluntaria, en Austria 2154.

Miércoles 28 de septiembre - 20:30 horas
ALICIA EN LAS CIUDADES
(Alice in den Städten, Alemania, 1974, blanco y negro, 110 minutos)
Dirección: Wim Wenders
Elenco: Rüdiger Vogler, Yella Rottländer, Lisa Kreuzer, Edda Köchl, Didi Petrikat, Ernest Böhm.

El periodista alemán Felix Winter recorre los Estados Unidos buscando temas para escribir un libro, pero como ni siquiera consigue empezarlo, su editor cancela el contrato. Cuando decide regresar a Alemania, conoce en el aeropuerto a una mujer, y como no hay vuelos hasta el día siguiente pasa la noche con ella. La mujer desaparece, pero le deja un recado: que vaya con su hija Alicia, de nueve años, a Amsterdam para reunirse con ella. (FilmAffinity)

Miércoles 12 de octubre - 20:30 horas
LISBOA STORY
(Lisbon Story, Alemania / Portugal, 1994, color, 105 minutos)
Dirección: Wim Wenders.
Elenco: Rüdiger Vogler, Patrick Bauchau, Teresa Salgueiro, Vasco Sequeira, Manoel de Oliveira

Un cineasta alemán (Patrick Bauchau) pide a un amigo, técnico de sonido, (Rüdiger Vogler) que se reúna con él en Lisboa. Cuando éste llega, el director ha desaparecido, dejando unas cintas con imágenes pero sin sonido. El técnico recorre incansablemente las calles de Lisboa, grabando los sonidos del casco viejo de la ciudad para completar las imágenes grabadas por su amigo. (FilmAffinity)




Ciclo realizado con el apoyo del Goethe-Institut Buenos Aires.
Leer más
    email this       edit

viernes, 16 de septiembre de 2016

Published 1:43 by with 0 comment

Ruta


Leer más
    email this       edit

lunes, 12 de septiembre de 2016

Published 1:42 by with 0 comment

Rosario


Leer más
    email this       edit

jueves, 8 de septiembre de 2016

Published 23:57 by with 0 comment

20 años

La Caldera del Diablo, sitio partidario del Club Atlético Independiente, cumple 20 años. ¡Salud!

Leer más
    email this       edit
Published 1:38 by with 0 comment

Stoner, el guerrero inmóvil

Un hijo de campesinos muy pobres llega a la universidad y cambia su destino cuando descubre que la literatura es lo mejor que le pasó en la vida. Se convierte en profesor, pero lo hace con culpa, porque siente que su elección es una dolorosa traición a sus padres. Se casa bajo el influjo de la ilusión y pronto advierte que tendrá una vida familiar desdichada. Sobrevive con esmero a la envidia de colegas ruines. Como en una alucinación, cuando promedia su vida aparece el verdadero amor, pero se le escapa entre los dedos. No hay nada fuera de las cuatro paredes de su escritorio que le despierte mayor pasión que los libros: dedica la mayor parte de sus horas y hasta el final de sus días a leer y a escribir, obsesivamente. Si uno juzgara por las líneas principales de su argumento, tendría derecho a pensar que se trata de la novela más aburrida del mundo. Sin embargo, ahora, a apenas dos días de haber terminado de leerla y aún bajo los efectos de la conmoción por la lectura, puedo decir que Stoner, de John Williams, es una de las novelas más maravillosas que leí en mi vida.


En Stoner no pasa nada y al mismo tiempo pasa todo aquello que puede conmover a una persona común; a través del registro de la vida del profesor William Stoner, John Williams revela con nueva luz las diferentes etapas de esa vida que son, en definitiva, las instancias por las que atraviesa cualquier mortal: nacer, crecer, enamorarse, ver crecer a un hijo, ver morir a los padres, envejecer. Nada es extraordinario en Stoner; sus días transcurren casi siempre a puertas cerradas, en casa o en la universidad. Incluso las dos grandes guerras del siglo XX pasan por la novela como rumores de una humanidad que vive en forma paralela. Con sus gestos de bajo perfil y hasta de debilidad ante la manipulación de los otros, Stoner se aleja del modelo de héroe clásico de la sociedad estadounidense al punto que mientras sus compañeros se alistan, él elige no ir al combate ya que el refugio de los libros siempre le resulta más atractivo que cualquier batalla.


Tapa Stoner.

Cada una de las modestas peripecias que lo tienen como protagonista es narrada a través de un relato sutil que otorga tanta relevancia a la acción como a los movimientos de la luz del sol ingresando por una ventana. Y el brillo y la singularidad de este texto radican ahí: es un medio tono, una levedad de lo ordinario que se eleva a categoría de arte por la gracia de un modo de escribir y de contar, como en este fragmento que describe el resquebrajamiento de la ilusión amorosa. "Sentía piedad distante, amistad desganada y respeto familiar, y sentía también una pena cansada, porque sabía que ya nunca más el hecho de verla le traería la agonía del deseo que una vez había conocido y sabía que nunca se emocionaría por tenerla cerca como antes le había sucedido. La tristeza disminuyó y la arropó con gentileza, apagó la luz y se metió en la cama junto a ella." O este otro, que reproduce esa pregunta que todos alguna vez nos hacemos, si valió la pena, si nuestra vida, así como es, tuvo y tiene algún sentido: "Había llegado a ese punto en el que le asaltaba, con intensidad creciente, una cuestión de una simplicidad tan aplastante que carecía de recursos para afrontarla. Se empezó a preguntar si su vida merecía la pena, si alguna vez la había merecido".

Como el protagonista de su novela, John Williams también fue profesor y enseñó en la Universidad de Missouri. Nació en 1922 y murió en 1994, sin saber que su nombre ocuparía un lugar entre los grandes y que se seguiría hablando de su libro -publicado en 1965- tanto tiempo después. Ocurre que aunque en su momento vendió unos pocos miles de ejemplares, la novela siguió reverberando en el boca en boca de agudos lectores, algunos de ellos famosos escritores como Ian McEwan o Enrique Vila Matas o figuras como Tom Hanks, quien la definió así: "Se trata simplemente de una novela sobre un tipo que va a la universidad y se convierte en un maestro. Pero es una de las cosas más fascinantes que jamás he encontrado".

Varias tapas de Stoner.


A diferencia de otros extraordinarios protagonistas de ficción de las llamadas "novelas de campus", como La mancha humana (Philip Roth), Desgracia (Coetzee) o Sobre la belleza (Zadie Smith), el Stoner de Williams no es una personalidad deslumbrante. Pese a las tentaciones, no sucumbe a grandes pasiones ni al deseo de la carne u otros excesos, salvo en una oportunidad en la que es el amor lo que lo envuelve y atormenta. A lo largo de los años, nunca transgrede las buenas costumbres y su vida no resulta destruida por efectos del mal que ejercen los otros. Stoner no es ni por asomo un personaje trágico, sino un guerrero inmóvil, un héroe en sordina. Es una suerte de magia tibia, despintada, pero que alcanza para convertirlo en un personaje inolvidable.

Hinde Pomeraniec
Diario La Nación, lunes 5 de septiembre de 2016
Leer más
    email this       edit

sábado, 20 de agosto de 2016

Published 21:10 by with 0 comment

Usain Bolt, más rápido que el flash de una cámara

RÍO DE JANEIRO — Times Insider te lleva entre bastidores para ver cómo se desarrollan las noticias, los artículos y las opiniones de The New York Times. En esta entrega, Ken Belson, uno de nuestros reporteros de deportes, charla con los fotógrafos Doug Mills y Chang W. Lee sobre la experiencia de fotografiar a Usain Bolt mientras corría los 100 metros planos.



Doug Mills, el fotógrafo de The New York Times Times, al centro, preparando un remoto en el Estadio Olímpico el domingo pasado Credit Chang W. Lee/The New York Times

La obsesión mundial con los 100 metros planos es obvia: determina al ser humano más rápido del mundo. Si en el evento coinciden además atletas enigmáticos como Usain Bolt y Justin Gatlin, el resultado es una competencia imperdible.

Sin embargo, fotografiar una carrera que dura menos de 10 segundos es complicado. Por eso Lee y Mills, así como sus editores, Becky Hanger y Jeffrey Furticella, comenzaron a planear su estrategia para cubrir la carrera hace varias semanas.

Su primera tarea fue pensar en dónde poner sus cámaras; dado el gran interés en la carrera, se requerían codos fuertes y un agudo sentido de qué podía pasar. Luego se tomaron decisiones sobre cuántas y cuáles cámaras llevar. Después, hubo que esperar, recalibrar y revisar todo por tercera vez.

Presentamos un fragmento de nuestra conversación con Lee y Mills.

¿Cuándo comenzaste a prepararte para la carrera? Mills: Comencé a pensar en los 100 metros el día que llegamos (hace dos semanas), dónde pondríamos lo remotos, dónde estaríamos. Los 100 metros es una de las carreras más importantes de los juegos olímpicos; después de ella todo se relaja. Para los fanáticos, es el clímax.

¿Por qué es tan difícil tomar fotos de la carrera?

Mills: Hay muchas variables. Una de ellas son los carriles. Bolt tiene los mejores tiempos y todos supusieron que estaría en el carril cinco, pero a último momento se movió al seis. Nos enteramos de eso 40 minutos antes de la carrera, aunque habíamos estado ahí varias horas antes.

¿Cuánto tiempo tienes para reaccionar en una carrera?

Mills: Si quitas la vista de los corredores y la pantalla, se acabó la carrera. Todo pasa muy rápido. Vi el rostro de Bolt todo el tiempo y él se veía muy relajado. No se veía estresado en lo absoluto. Intenté mantener (el encuadre) en dos o tres carriles. Gatlin en el carril cuatro y Bolt en el seis Era evidente que ganaría, pero de ser necesario, se podía agrandar la toma con una lente de zoom e incluirlos a todos en ella.


Chang W. Lee, un fotógrafo de The New York Times, preparando un remoto. “En los 100 metros planos”, dijo, “todos están tan cerca que es difícil ver quién está ganando. Pero con Usain Bolt, es muy obvio que él ganará”. Credit Doug Mills/The New York Times

Lee: Durante los preparativos, también consideras las distintas posibilidades. Comenzamos a colocar los remotos para los carriles tres, cuatro, cinco, seis y siete. Ese es el momento en que los remotos son útiles. En los 100 metros planos, todos están tan cerca que es difícil ver quién está ganando. Pero con Usain Bolt, es obvio que él está ganando.

¿Cuál es el protocolo para las posiciones fotográficas? Mills: En el mundo de la fotografía no estamos en primer lugar. Antes están AP, Getty, Reuters, Asahi y algunas empresas chinas. Hay un orden jerárquico y todo depende del lugar que nos asigne el Comité Olímpico Internacional. No teníamos el mejor lugar pero estoy agradecido de haber estado ahí. Somos muy afortunados de haber tenido un lugar en el foso.

¿Qué es el foso? Mills: Está justo donde está la meta. Nos llega más o menos al pecho y nosotros estamos parados adentro de él. Más de la mitad del cuerpo está por debajo del nivel del piso. Mientras más abajo estés, más grandes se ven las personas. Es casi como si estuvieras acostado.

¿Dónde estaba Chang?

Mills: Chang estaba en la gran plataforma para cámaras en la línea de meta, a unos cuatro metros por encima de la pista.

Lee: Allá arriba no hay espacio para moverse. Todos están muy nerviosos. Trabajas con otros fotógrafos; a veces podría haber alguien que grita, pero eso no pasó durante la carrera.

¿Cuántas carreras olímpicas de 100 metros planos has fotografiado?

Mills: Empecé en Atlanta, cuando trabajé para The Associated Press. Así que quizá son seis u ocho veces.

¿Qué ha cambiado?

Mills: Ahora todo es tecnología y tener una línea de ethernet para que las fotos puedan ir directo a los editores. Podemos tomar una foto al comienzo de una carrera de nado y se publica para cuando esta termina. Antes, tenías un límite de 36 exposiciones por rollo, así que debías ser más selectivo. Con las nuevas cámaras Canon de alta velocidad, caben más de 200 imágenes en la memoria. Puedes llenar una tarjeta de 64 gigabits.


Usain Bolt, a la derecha, ganó la medalla de oro en los 100 metros. “Vi el rostro de Bolt todo el tiempo y él se veía muy relajado. No se veía estresado en lo absoluto”, dijo Mills. Credit Doug Mills/The New York Times

¿Se ponen nerviosos antes de las grandes carreras? Lee: En realidad no. Cuando sé que las cosas sucederán no me pongo nervioso. La única vez que de verdad estuve nervioso fue cuando estuvimos en Irak, en la ciudad natal de Saddam Hussein. Estuvimos ahí varios días y escuchamos cuando probaron un campo de minas. Después tuvimos que ir allá; todo estaba muy callado y oscuro. Estábamos caminando paso a paso. Esa vez sí estuve nervioso.

Llegaste a la locación de pista y campo a las 2 de la tarde, muchas horas antes de la carrera. ¿Qué haces con todo ese tiempo?
Mills: Casi no tuvimos tiempo ni para comer. Estuvimos haciendo todas las pruebas de las cámaras, los controles, los reajustes. Ni siquiera cenamos ayer sino hasta después de la carrera. Nos preparamos durante semanas para esta carrera, y solo dura 10 segundos. Cuando cubro asuntos de política, es lo mismo. Las probabilidades favorecen a las personas preparadas. Chang y yo trabajamos en equipo, con lentes distintos y posiciones diferentes. Queremos asegurarnos de que todo salga bien.

No salimos de ahí sino hasta la una de la mañana. Regresamos del hotel a las 2 de la mañana. Limpié todo mi equipo y mis discos. Me fui a dormir a las 3 de la mañana y nos levantamos a las 6:30 de la mañana para hacerlo todo de nuevo.

Por Ken Belson
NY Times en Español, 18 de agosto de 2016 
Leer más
    email this       edit

miércoles, 17 de agosto de 2016

Published 12:29 by with 0 comment

Homenaje a Kiarostami

El Cineclub La Rosa proyectará El sabor de la cereza en homenaje al director iraní recientemente fallecido. Será el sábado 20 de agosto a las 21 horas en Austria 2154.


Sábado 20 de agosto - 21 horas
EL SABOR DE LA CEREZA
(Ta'm e guilass, Irán / Francia, 1997, color, 98 minutos)
Dirección, guión y montaje: Abbas Kiarostami.
Producción: Alain Depardieu y Abbas Kiarostami.
Dirección de Fotografía: Homayon Payvar
Elenco: Homayoun Ershadi, Abdolrahman Bagueri, Safar Ali Moradi y Afshin Khorshid Bakhtiari.




Un hombre de mediana edad decide suicidarse. Su única preocupación es encontrar a alguien que le ayude y se comprometa a enterrarlo. Esta situación le permite conocer a una gran variedad de personajes. Palma de Oro en el Festival de Cannes 1997.

"Es una película incómoda, lenta y difícil. Casi puede leerse como una extensa alegoría: el viaje interior de un extraño personaje que ha decidido suicidarse y busca a alguien que le ayude a ser enterrado dignamente, para evitar ser devorado por perros y aves carroñeras. El paisaje general que Kiarostami elige para reflejar el alma del protagonista es la periferia de una gran ciudad, a mitad de camino entre una mina abandonada y un vertedero". (Eugenio Sánchez Bravo)



Abbas Kiarostami nació en Teherán, Irán, el 22 de junio de 1940, y falleció en París, Francia, el 4 de julio de 2016. Cineasta y fotógrafo iraní, considerado uno de los más influyentes del Irán postrevolucionario y uno de los más consagrados directores de la comunidad cinematográfica internacional.

Pertenecía a la generación de cineastas que creó la renombrada nueva ola del cine iraní, que comenzó en los '60 y se popularizó a partir de 1970. Esta corriente creó filmes artísticos innovadores con un alto contenido filosófico y político; algunos empleando realismo, otros mediante metáforas. También es poeta; publicó una colección de sus versos en 1999, Compañero del viento.

Tras sus primeros largometrajes (¿Dónde está la casa de mi amigo?, 1987; Close up, 1990; Y la vida continúa, 1992, A través de los olivos, 1994), obtuvo su definitiva consagración internacional con la Palma de Oro del Festival de Cannes de 1997 por El sabor de la cereza.

Filmografía (largometrajes): El viajero (1974), Gozaresh (1977), Párvulos (1984), ¿Dónde está la casa de mi amigo? (1987), Deberes (1989), Close Up (1990), Y la vida continúa (1992), A través de los olivos (1994), El sabor de las cerezas (1997), El viento nos llevará (1999), ABC Africa (2001), Ten (2002), Five Dedicated to Ozu (2003), 10 sobre Ten (2004), Shirín (2008), Copia certificada (2010), Like Someone in Love (2012)

Más información: www.cineclublarosa.blogspot.com
Leer más
    email this       edit
Published 12:22 by with 0 comment

Pasión olímpica

Los escoceses de Belle & Sebastian compusieron la canción "Olympic Village, 6AM" para sumarse al furor olímpico.



Leer más
    email this       edit

miércoles, 3 de agosto de 2016

Published 15:27 by with 0 comment

Doris Dörrie en el Cineclub La Rosa

Segundo ciclo del año en el Cineclub La Rosa dedicado a una de las más importantes directoras alemanas, Doris Dörrie, con dos de sus películas más emblemáticas: ¿Soy linda? y Sabiduría garantizada. Como siempre, con entrada libre y colaboración voluntaria en Austria 2154.



Doris Dörrie nació el 26 de mayo de 1955 en Hannover, Alemania. Estudió en los Estados Unidos mientras se mantenía presentando películas en el Instituto Goethe de Nueva York, y en la UFF- Universidad de Televisión y Cine de Munich. 

Muchos de sus films se basan en sus propios guiones, que a su vez son adaptaciones de sus libros. Tiene publicados varios libros de cuentos, novelas cortas y siete libros infantiles.

Su especial mirada sobre los conflictos hombre-mujer y su reflexión sobre el yo, se dejan ver desde sus primeros films, siendo la directora alemana con mayor suceso de las últimas décadas. Una constante en su filmografía es la construcción de la propia identidad a través de la confrontación con culturas extrañas.

En ¿Soy linda? diversas mujeres comparten a la incomunicación como denominador común y  Sabiduría Garantizada muestra las peripecias de dos hermanos alemanes aburguesados en Tokio.

En 2001 incursiona en el teatro, dirigiendo en la Opera de Berlín Così fan tutte de Mozart en colaboración con Daniel Barenboim. A esta le siguieron en 2003 Turandot con Kent Pagano, en 2005 Madame Butterfly con David Stahl y Rigoletto con Zubin Mehta (su original adaptación sitúa la acción en El planeta de los simios), y en 2006 con la Orquesta del Mozarteum de Salzburgo y la dirección de Ivor Bolton, La finta giardiniera (esta vez la adaptación sitúa la acción en un vivero, con una planta carnívora que evoca al film La tiendita del horror).


Miércoles 10 de agosto - 20:30 horas
¿SOY LINDA?
(¿Bin ich schön?, Alemania / España, 1998, color, 117 minutos)
Dirección: Doris Dörrie.
Elenco: Franka Potente, Steffen Wink, Anica Dobra, Iris Berben, Senta Berger, Gottfried John, Joachim Król, Heike Makatsch, Oliver Naegele, Otto Sander, Maria Schrader y Juan Diego Botto.

La película trata de 16 personas cuyos destinos se entrelazan. La historia tiene lugar en Munich y Sevilla. Las vidas de los personajes están marcadas por celos y aventuras amorosas, problemas matrimoniales y bodas, anhelos y deseos secretos. Lo que los personajes tienen en común son la tristeza y el anhelo de una vida diferente. No son capaces de desprenderse del pasado o lamentan la pérdida de una persona querida.

"Nadie como Doris Dörrie para hacer de un momento trágico un paso cómico y, al mismo tiempo, de la comedia una pequeña tragedia. Desde Franka Potente hasta Maria Schrader, no falta nadie. El elenco parece un seleccionado del mejor cine alemán" (Luciano Monteagudo, Página/12).


Miércoles 31 de agosto - 20:30 horas
SABIDURÍA GARANTIZADA
(Erleuchtung garantiert, Alemania, 1999, color, 109 minutos)
Dirección: Doris Dörrie.
Elenco: Uwe Ochsenknecht, Gustav-Peter Wöhler, Petra Zieser, Ulrike Kriener, Anica Dobra, Heiner Lauterbach

Gustav y Uwe son dos hermanos y ambos están pasando una profunda crisis existencial. Gustav, experto en feng shui, desea vivir en un templo Zen dispuesto a encontrar la paz interior. Destrozado tras la separación con su mujer, Uwe decide acompañarle a su hermano a Japón para olvidar sus malas experiencias...
Leer más
    email this       edit